Qué son las Runas y Cuál Fue su Origen

Las Runas – Piedras de Predicción

Si bien conocemos como runas a las pequeñas piedras que cuentan con diversos símbolos inscriptos sobre ellas, las runas en sí mismas son los símbolos, no las piedras. Utilizamos este medio de adivinación del mismo modo que usamos el Tarot, la quiromancia o la borra del café, entre muchas otras mancias, para obtener la ayuda que nos permita dilucidar aquello que no es tan fácil de detectar a simple vista. De las combinación de sus símbolos es que saldrá la ayuda que necesitamos para tomar una sabia y sensata decisión.

Origen de las Runas

Las runas cuentan con una teoría terrenal y con otra mitológica acerca de su creación. Veremos las generalidades de cada una de ellas.

Teoría Terrenal: las runas son parte del alfabeto primitivo germánico y la etimología de la palabra significa tanto “secreto” como “susurrar”. Por ende, es fácil unir ambos conceptos y obtener como significado “secreto susurrado”.

Teoría Mitológica: esta teoría nos lleva hasta el dios Odín. La leyenda escandinava cuenta que, en un ritual de autosacrificio en el cual esta deidad abrió su cuerpo con una lanza y acto seguido se colgó del fresno cuyo nombre era Ygdrasil, encontró en su interior los símbolos que luego serían utilizados por la humanidad para que cada uno de nosotros pudiera acceder a su yo más íntimo y secreto. En otras palabras, este origen de las runas explica que las respuestas están dentro de nosotros, sólo debemos saber leerlas.

Datos Curiosos de las Runas

Originariamente, las runas eran muchas más de las que conocemos hoy en día. No obstante, sólo llegaron a nuestras manos aquellas que fueron grabadas en cuchillos, anillos, espadas, monedas y, por supuesto, las piedras.

Las runas nunca se concibieron como un alfabeto literario, sino que fueron creadas para representar epitafios y conmemoraciones.

Las runas comenzaron a usarse aproximadamente en el año 1.000 aC.

Deben su forma angular al hecho de que fueron pensadas para ser talladas sobre superficies duras, tales como la madera o el metal, sobre las cuales no sería sencillo elaborar las curvas de las letras que solemos escribir sobre papel.

En la actualidad, las runas siguen siendo utilizadas en Escandinavia con propósitos anticuarios. Esta es la única región que las utiliza con fines que no sean meramente adivinatorios.

Las Runas y su Mirada Hacia Nuestro Interior

Es muy común recurrir a una lectura de runas para saber el futuro. No obstante, esto es un error, puesto que nadie podrá decirte qué es lo que ocurrirá el día de mañana, ya que ese momento en el tiempo está condicionado a las decisiones que tomes en el presente.

Las runas no son la solución a tu porvenir, sino que ellas te aportan esa mirada a tu interior que no te atreves a hacer. Una vez entres en su mágico mundo, lo único que realmente conocerás con propiedad será a tu propio yo.

Ni bien comiences a adueñarte de tu propia conciencia, tendrás las herramientas para forjar ese futuro que tanto te preocupa.