Los signos más incompatibles del zodiaco – ¿Cómo pueden resolver sus diferencias?

Las relaciones humanas son complejas y bifurcadas, pero son lo más hermoso que tenemos en nuestro tránsito por este planeta. La astrología puede ser nuestro aliciente, pero también nuestra enemiga cuando se trata de entablarlas. Sin embargo, no hay estrella o planeta que sea capaz de superar el empecinamiento de la mente humana. Si estás determinado a permanecer al lado de una persona, lo harás más allá de la incompatibilidad zodiacal que puedas tener con ella. Nosotros tenemos la clave para que lo logres. ¿Te la revelamos?

Los signos más incompatibles – descúbrelos y potencia tu relación con el tuyo

Aries-Piscis: para un buen relacionamiento hará falta que Aries trate de ver el mundo desde la óptica sentimental y algo fantasiosa de Piscis. Tendrá que darle sus tiempos y no intentar involucrarlo en sus proyectos más lucrativos, puesto que Piscis es un signo que puede vivir sin dinero, aunque parezca una utopía. Lo que le pedimos al pez es que entienda la forma de ser de su compañero y que no se sienta inseguro por sus coqueteos con terceros, ya que es parte de su inevitable forma de relacionarse con el mundo.

Tauro-Leo: al toro le gusta vivir bien y disfruta de los lujos tanto como el león. La gran diferencia en este aspecto es que el felino no escatima en gastos, mientras que el toro se aferra a su billetera. ¿Cómo pueden lograr una convivencia pacífica sin llegar al grado de la locura? Los términos medios son las mejores soluciones en estos casos. No hay razón para privarse de llevar el estilo de vida que ambos persiguen, solo deben consultarse las decisiones y estar dispuestos a negociar y salirse de sus respectivas zonas de confort. ¿Se animan?

Géminis-Cáncer: el hijo de los gemelos deberá procurar que su gemelo malo se quede escondido la mayor parte del tiempo. Ambos signos tienden a ser inestables y esto genera alejamiento en la relación. Otra tarea domiciliaria que Géminis tendrá será la de brindarle a Cáncer la seguridad emocional que necesita. Enamorarse de un cangrejo implica proteger su vulnerable interior y estar pendiente de sus necesidades. La misión de Cáncer en esta unión será la de alentar los sueños de Géminis y no forzarlo a que ciña su vida a parámetros establecidos. Este signo es extremadamente creativo, por lo que necesita espacio y libertad, a la vez que un compañero que sea capaz de entender que sus gustos no son en absoluto convencionales.

Virgo-Libra: si Virgo se permitiera soñar y fantasear un poco más, sería capaz de ver todo con la perspectiva del idealista Libra. Instar al hijo de la balanza a dejar de imaginar mundos imposibles, no es la mejor forma de relacionarse con él. La misión de Libra en este vínculo es la de esforzarse por llevar una vida más ordenada y prestar más atención a los resultados de lo que hace. De esta forma, no será objeto de la intolerancia al error con la que cuenta el hijo de la virgen.

Escorpio-Acuario: el escorpión debería indagar en la intrincada psicología del aguador, quien necesita de la visibilidad para sentir que ocupa un lugar en este mundo. Acuario intenta cambiar lo que está establecido y Escorpio podría ser su guía para orientarlo en aquello por lo que vale la pena luchar. Acuario también tendrá que poner su granito de arena y no juzgar tan severamente al escorpión en su presunto egoísmo, ya que cuando indague en su propio interior, se percatará de que hay más necesidad de ser reconocido que de llevar bienestar a los más necesitados en cada uno de sus emprendimientos humanitarios.

Sagitario-Capricornio: es difícil pensar en dos signos más opuestos que el aventurero centauro y la precavida cabra maternal. Sin embargo, con voluntad se mueven montañas, y eso es precisamente lo que necesitamos hacer aquí. Si Sagitario es capaz de pasar más tiempo en casa y logra comprometerse, de palabra y de hecho, verá que relacionarse con Capricornio no es tan difícil como creía. Lo que la cabra no tendrá más remedio que hacer es romper su rutina para acompasarse a la búsqueda de emociones del arquero.