Conoce tus Opciones de Consulta al Tarot

Existe una gran variedad de Opciones de Consulta al Tarot para seleccionar la que más nos esté preocupando en el momento de nuestras vidas en el que realizamos la consulta. Entre ellas encontramos la de amor, la de trabajo, la de salud y la de otros temas tales como qué pasará con el alquiler que estamos por firmar, los estudios de nuestros hijos o la venta de nuestra casa. Cuando vamos a decidirnos acerca de que consultar al tarot, debemos plantearnos muy claramente las preguntas en nuestra mente antes de acudir al profesional, ya que de este modo, le facilitaremos la lectura. ¿Quieres saber más? Entonces quédate con nosotros y lee todo acerca de qué y cómo preguntar al oráculo más popular del mundo.

Qué Asuntos se Pueden Preguntar al Tarot

No todos los asuntos se le pueden consultar al Tarot, ya que se trata de un oráculo que nos ayuda a guiar nuestra vida hacia determinados puntos clave, como ser el amor, la salud y el trabajo. También, dentro de estas categorías, también se pueden consultar asuntos menores, pero el Tarot no tiene las respuestas para todo, ya que no es una máquina, sino un conjunto de arcanos que, juntos, nos brinda un panorama acerca de lo más importante para nuestro día a día. Por ejemplo, no conviene preguntarle asuntos triviales, tales como qué clima nos tocará la semana en que nos tomemos vacaciones. Indaguemos entonces acerca de qué asuntos son los ideales para investigar con este método de adivinación:

  • Amor: ya sea que estemos iniciando una relación o que haga tiempo que estemos en pareja, todas las preguntas relacionadas a una relación romántica son bienvenidas. Gracias al Tarot podremos enterarnos si la relación prosperará, si la persona nos conviene, cuál es la personalidad secreta de tu amante y, lo que todos queremos saber, si hay otra persona en su vida con la que te esté siendo infiel.

 

  • Dinero: el dinero es un mal necesario que a todos nos preocupa y nos ocupa. En el caso del Tarot, este nos puede decir si nuestra situación mejorará o si la suerte nos resultará desfavorable y la tendencia es que perdamos todo lo que vayamos a invertir. A su vez, también podemos preguntarle si nos conviene invertir, jugar a un juego de azar o trabajar horas extra para obtener un ingreso extra en un mes determinado.

 

  • Salud: este es un tema muy delicado y sólo debemos consultarlo con un tarotista experimentado y muy profesional, ya que existen barajas engañosas con las cuales una persona que no tenga muchas experiencia puede confundirse y, por ende, hacernos confundir a nosotros. Si se trata de la salud de un familiar, es importante que estemos preparados para oír la verdad y, si es nuestra salud, debemos acudir al médico de inmediato ante cualquier manifestación dudosa de su buen estado.

¿Quién nos Lee el Tarot?

Cuando hablamos de las opciones del Tarot, no debemos olvidarnos de considerar la fuente de la cual recibiremos nuestra consulta. A continuación te presentamos las más clásicas y las más modernas:

  • Tarotista Profesional: esta es la más clásica y tradicional de todas las opciones existentes. Sólo debes contactarte con un tarotista que tenga su consultorio en en lugar en el que vive, concertar una cita y acudir. Una buena consulta de Tarot tiene una duración aproximada de una hora y, después de que el profesional abra la baraja y diga todo lo que en ellas se pone de manifiesto, deberá haber una instancia para preguntas.

 

  • Tarot Online: cada día los consultantes recurren más a esta modalidad, ya que puedes recibir la consulta en la comodidad de tu hogar. Es importante confiar en la veracidad de este sistema, lo cual puedes hacer con tranquilidad gracias a que son profesionales de alta gama los que se encuentran detrás de la pantalla.

 

  • Tú Mismo: esta es una muy buena opción si es que te resistes a hacerte “trampas al solitario”. Sólo necesitas aprender el significado de los Arcanos Mayores y Menores y hacer la tirada por ti mismo. Lo importante es no buscar que salga la respuesta que queremos y seguir tirando hasta que la misma se haga presente, sino que tendremos que leer lo que en verdad las cartas nos dicen.